A lo largo de este artículo vamos a intentar explicar de manera sencilla y concreta las preguntas más habituales a las que solemos dar respuesta en nuestro despacho. Si quieres consultarnos tu caso en concreto pide cita previa
y concertaremos una reunión en la que valoraremos tus opciones.

La Incapacidad permanente

¿Qué son las Incapacidades permanentes?

El Instituto Nacional de la seguridad social define la Incapacidad Laboral como la “situación del trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral”.

¿Cómo solicito una Incapacidad Permanente? ¿Qué hago si me la deniegan?

La solicitud la puede realizar el propio trabajador o bien proponerse de oficio por la Seguridad Social o  por la Mutua. Se llamará al trabajador para que comparezca ante el Tribunal Médico que evaluará sus dolencias y el I.N.S.S. deberá resolver estimar o denegar la invalidez en un plazo de 135 días.

Contra esta resolución se puede interponer reclamación previa. Es muy importante que si se piensa recurrir la denegación de la Incapacidad se contacte ya en este momento con un abogado. Lo que se alegue en la reclamación

previa te vinculará después para la demanda, por lo que es aconsejable que la misma la redacte ya un profesional.

El I.N.S.S. deberá resolver la misma en un plazo de 45 días y una vez pasado dicho plazo sin resolución o siendo la misma denegatoria de la incapacidad se deberá interponer demanda judicial.

Clases de Incapacidades permanentes

 Tenemos que distinguir cuatro tipos de Incapacidades laborales dependiendo del grado de reducción de la capacidad laboral sufrido por el trabajador:

      a) Incapacidad permanente parcial.

    b) Incapacidad permanente total.

   c) Incapacidad permanente absoluta.

   d) Gran invalidez.

Incapacidad permanente parcial.

La incapacidad permanente parcial es aquella que limita la capacidad laboral del trabajadorpero de forma mínima por lo que puede seguir realizando la prestación de servicios.

El reconocimiento de una incapacidad permanente parcial conlleva el abono de una indemnización consistente en 24 mensualidades de la base reguladora.

¿Tienen los trabajadores afiliados al RETA derecho a Incapacidad Permanente Parcial?

 En la actualidad, tal y como está regulado en la legislación actual por omisión consciente o inconsciente del legislador los trabajadores autónomos solo tienen derecho a pensión por incapacidad permanente parcial si la misma deriva de un accidente de trabajo o de una enfermedad profesional.

Incapacidad permanente total

 La Incapacidad permanente total es aquella que impide al trabajador la realización de las tareas fundamentales de su profesional habitual pero no le impide realizar cualquier otro trabajo compatible con las dolencias que han generado su incapacidad.

 La prestación económica correspondiente a la incapacidad permanente total consistirá en una pensión vitalicia, que podrá excepcionalmente ser sustituida por una indemnización a tanto alzado.

La cuantía  de la pensión consistirá en el 55% de la base reguladora.

¿Es compatible percibir una pensión por Incapacidad Permanente Total con trabajar?

Sí, siempre y cuando no realices funciones para las que estás  incapacitado.

¿Puede incrementarse la cuantía de dicha pensión?

      El porcentaje anterior sobre la base reguladora podrá incrementarse en un 20% cuando el trabajador tenga más de 55      años y por su  falta de preparación general o especializada y circunstancias sociales y laborales del lugar de residencia, se presuma la dificultad de obtener empleo en actividad distinta de la habitual anterior.

  Incapacidad permanente absoluta

 La Incapacidad permanente absoluta es aquella que impide que el trabajador realice cualquier tipo de trabajo, incluso los más sedentarios.

La pensión correspondiente a la incapacidad permanente absoluta consistirá en una prestación vitalicia. La cuantía  de la pensión consistirá en el 100% de la base reguladora del trabajador.

Gran Invalidez

La prestación por gran invalidez es, como mínimo del 100% de la base reguladora del trabajador pudiendo incrementarse si es necesario para su cuidado la ayuda de una persona externa.

Si tras leer este artículo te sigues quedando con dudas o quieres consultarnos tu caso en concreto, pide cita previa, valoraremos la viabilidad de tu reclamación en una primera consulta y te explicaremos los pasos a seguir.